Rafael Aragón

Película "La ola": ¿Crees que una dictadura no es posible?


bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark

La película La Ola (2008), dirigida por Dennis Gansel, está basada en la novela La tercera ola de Morton Rhue (1981). Esta novela está basada, a su vez, en el experimento real que el investigador Ron Jones llevó a cabo en 1967 en California (EEUU) sobre la Alemania nazi. El film relata la historia de un profesor que debe impartir un curso sobre la autocracia de una semana de duración.

Para enseñar a sus alumnos adolescentes que una nueva dictadura es posible, se propone llevar a la práctica el tema sobre el que tiene que impartir sus clases. Tras un debate con los alumnos, plantea preguntas que llevan a la reflexión a los chicos sobre si sería posible crear una dictadura en la época actual. En su gran mayoría replican y deciden que no podría ser, ya que están concienciados de sus efectos negativos gracias a la Alemania Nazi, y saben que fue algo terrorífico. Creen que las generaciones venideras han podido aprender la lección y que no volverá a ocurrir algo así.

El propósito del profesor Rainer sobre esta cuestión es hacerles ver como sí podría ser posible que resurgiera, si se ocasionan las circunstancias adecuadas y  un planteamiento organizado. Para esto, él mismo se mete profundamente en el papel que le ha tocado dentro del grupo. Se denominan a sí mismos La Ola, y Rainer es propuesto por los jóvenes como líder, siendo este un rol tremendamente importante y necesario para alguien como él, que le gusta que le tomen en serio y le hagan caso (Rainer tiene un problema de autovalía y autoestima, creyendo que está por debajo de sus compañeros, y que los demás le miran por encima del hombro).

A medida que se va desarrollando el grupo se van creando señas de identidad que lo diferencian de los demás, y hacen similares a los miembros, como que todos lleven un “uniforme” distintivo (camisa blanca), tengan un símbolo que los representa (una ola) y un saludo oficial con el que identificarse entre ellos.

Como se representa en la película, las personas que se encuentran desprotegidas, vulnerables y débiles ante los demás, son las que más necesidad tienen de identificarse con un grupo. Así sucede con el chico que más lo lleva todo al extremo, Tim, el típico alumno que quiere gustar a los demás pero que todos se burlan de él. El grupo representa su vida y expresa que no es nadie sin él. Mediante el sentimiento de pertenencia grupal, puede experimentar como es protegido gracias al arropo de los demás compañeros, pasa de ser marginado a ser aceptado, se une a los demás miembros mediante objetivos comunes, y goza de una interacción privilegiada que se destaca por encima de los que no pertenecen al grupo. Tim se vuelve dependiente de La Ola, ya que en él se siente importante, querido y valorado, y  esto hace que quiera volcar su vida en el grupo, presentándose así graves consecuencias si se le pretende dar fin mediante la disolución de sus miembros.

Todo este proceso grupal aparece en la película de forma muy detallada y magistralmente representada, y con un desenlace que no defrauda al espectador. Por nuestra parte, queda recomendada a todos, esperamos vuestros comentarios acerca de ella, para que entre todos podamos reflexionar sobre la fuerza que puede tener un grupo en una persona, y en qué podemos llegar a convertirnos. Y si realmente aprendemos de la historia, de los sucesos ya pasados. En la entrada de uno de los pabellones del antiguo campo de concentración de Auschwitz sigue colgado un cartel que dice: “Quien olvida su historia está condenado a repetirla”.

Está película podéis verla de forma completa en youtube.

NOTA: Este artículo es propiedad original del autor citado, aunque ha podido ser publicado anteriormente en otros medios, en cuyo caso aparecen descritos al final del mismo. En caso contrario o en notas de prensa el autor aparecerá como "Noticias de Internet"

2 Comentarios hasta el momento »

  1. tu anciana abuela dijo

    30 de junio del 2012 a las 12:32

    Vi la película en su momento.

    Encuentro totalmente posible que en tiempos difíciles cualquier país, por demócratas que sean sus instituciones, acabe en una dictadura -del proletariado o del otro extremo, igual da...

    Vivimos en manos de publicistas acostumbrados a hurgar en nuestra alma para crearnos la necesidad de llevar un perfume que atraiga a los machos en quinientas leguas a la redonda.

    El convencernos que el candidato de turno va a resolver nuestros mas íntimos deseos, es para ellos un juego de niños...

    ...por otra parte, no hay mas que ver la triste realidad: si lees un rato los furibundos comentarios en informativos y blogs, de algunos -no pocos- lectores -derecha izquierda, da igual-...

    ...tanta carga de odio, da mucho miedo, la verdad.

  2. Ricardo Moreno dijo

    19 de enero del 2013 a las 13:02

    No conocía la película ni el libro. Me entusiasmó el artículo asi voy a ver si consigo ambas cosas.

    Gracias.

Comentarios RSS · TrackBack URI

Dejanos tu Comentario

Nombre: (Requerido)

E-Mail: (Requerido)

Sitio WEB:

Comentario: