Consecuencias del querer olvidar


bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark

DepresionEn ocasiones la vida nos presenta experiencias desagradables que preferimos no recordar. De hecho, el mero hecho de recordarlos, nos produce una sensación de rechazo, que puede llegar a ser dolorosa. Es por eso que en muchos casos se tiende a anular dichos recuerdos, haciendo un esfuerzo para borrarlos de nuestra memoria. No obstante, según un artículo publicado en la revista Nature, esta manera de proceder puede afectar a otros procesos relacionados con la memoria que se están llevando a cabo en ese instante en el cerebro.

Tal y como se explica en otro estudio publicado en Journal of Neuroscience, algunas personas tienen la capacidad de eliminar ciertas memorias de su mente de forma voluntaria. Esta capacidad se refleja en una mayor fuerza de conexión entre el hipocampo y la corteza prefrontal. En cambio, en los casos en los que no existe esta capacidad, se tiende a silenciar esos malos recuerdos. Es decir, pese a recordarlos, se intenta no expresarlos con palabras, con la esperanza de que dicho silenciamiento disminuya el dolor que produce un duro recuerdo. Sin embargo, tal y como se explica en el trabajo publicado en Nature, dicho anulación puede traer consecuencias perjudiciales para el cerebro en sí.

La formación y fijación de nuevos recuerdos exige la actividad del hipocampo. Así, el rechazo de un recuerdo, requiere disminuir la circulación de sangre en el hipocampo. Sin embargo, esta inhibición no es selectiva, pues el rechazo de una memoria también afecta a otras funciones del hipocampo, dificultando la formación y fijación de otras memorias que se estaba dando en ese instante.

Intentar huir de un recuerdo desagradable no garantiza la superación del mismo, y es mejor compartirlo con alguien e intentar asimilarlo, suavizando el dolor que produce

Por ejemplo, si durante la lectura de un libro nos viene a la cabeza un recuerdo desagradable, lo más seguro es que intentemos huir de él, reprimiendo el acceso a dicha memoria. No obstante, esto dificultará recordar lo que estábamos leyendo en ese momento, pues tal y como hemos indicado más arriba, este proceso no es tan selectivo, y afecta a otras funciones del hipocampo.

Estos resultados se obtuvieron mediante un esperimento que se llevó a cabo con un grupo de personas. En ella, se les pedía que recordaran o reprimieran ciertos recuerdos, al mismo tiempo que se les enseñaban unas figuras supuestamente inconexas. En general, Se vio que el recuerdo de dichas figuras empeoraba cuando se daba un silenciamiento de otra memoria previa o posterior a la observación de la imagen. En cambio, la proporción de imágenes que sí recordaban era mayor cuando no reprimían ninguna otra memoria previa o posterior a la imagen.

Esto explicaría el hecho de que las personas que han vivido algún trauma, a menudo tengan problemas para recordar acontecimientos que ocurrieron en un periodo coincidente con el trauma. Por lo tanto, se puede decir que tal y como explican a menudo los psicólogos, el intentar huir de un recuerdo desagradable no garantiza la superación del mismo, y es mejor compartirlo con alguien e intentar asimilarlo, suavizando el dolor que produce.

Fuente: Justin C. Hulbert, Richard N. Henson, Michael C. Anderson; (2016) Inducing amnesia through systemic suppression ; Nature Communications 11003.

Este artículo es para el máster de periodismo científico y comunicación científica de la UNED

NOTA: Este artículo es propiedad original del autor citado, aunque ha podido ser publicado anteriormente en otros medios, en cuyo caso aparecen descritos al final del mismo. En caso contrario o en notas de prensa el autor aparecerá como "Noticias de Internet"

Dejanos tu Comentario

Nombre: (Requerido)

E-Mail: (Requerido)

Sitio WEB:

Comentario: