¿Son los periodistas de Marte y los científicos de Venus?


bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark

¿Son los periodistas y los científicos de planetas diferentes? ¿Hablan diferentes idiomas? ¿Están condenados a no entenderse? Estas preguntas se enmarcan en un largo debate que parece no terminar nunca. Esta vez la liebre ha saltado a raíz de un artículo publicado en el blog “Notes and Theories” del periódico británico The Guardian, y escrito por Ananyo Bhattacharya, editor online en jefe de la revista Nature. ¿Qué dice su artículo? En pocas palabras, que los científicos no tenemos ni idea de cómo funciona el periodismo.

Las reacciones no se hicieron esperar y varios blogueros y científicos ya respondieron dando su opinión y mostrando las razones por las que, en este caso, los periodistas no entienden como funciona la ciencia o el periodismo científico.  Hasta Ed Yong publicó en su blog un diagrama de la relación, que en su opinión, existe entre científicos y periodistas.

Pues bien, señores y señoras, en el periodismo científico y la divulgación científica hay de todo, como en botica. Es cierto que los científicos estamos acostumbrados a escribir artículos con una estructura determinada y que es diferente a la que se usa en periodismo. Esto es un hecho, pero no por ello no entendemos la estructura utilizada en los artículos periodísticos. Y los científicos que no la entiendan,  y quieran que sus investigaciones se publiquen en medios convencionales para que lleguen a un público más amplio, deberían hacer un esfuerzo por adaptarse a ella en este contexto. Un artículo en un periódico no es lo mismo que un artículo en una revista científica, y para que el artículo periodístico sobre el trabajo de un científico sea bueno hacen falta dos cosas muy importantes: un científico que sepa colaborar con un periodista y un periodista que sepa entender el trabajo del científico. Esto es un trabajo en equipo.

En general a los científicos no se nos forma para trabajar junto a periodistas a la hora de dar difusión a nuestras investigaciones. Esto es un problema, ya que hay muy buenos científicos que querrían divulgar sus trabajos de investigación pero que no saben cómo hacerlo, o que simplemente no se les da bien. Existen Masters y Cursos de postgrado sobre periodismo científico o divulgación científica, pero esto no es suficiente.  Sin embargo, existen algunas iniciativas aisladas que cubrirían esta necesidad de formar a los científicos en cuestiones de periodismo científico, pero que todavía son muy escasas (algunas de ellas podéis encontrarlas también aquí).

Por otra parte, también hay que decir que los periodistas tienen que entender que a los científicos hay muchas cosas de los medios de comunicación que por naturaleza nos chirrían. Muchos científicos tienen miedo de que lo que les digan a los periodistas sea malinterpretado, que aparezca en los medios de comunicación de una forma errónea y que se achaquen esos errores al propio científico. Es entendible, sobre todo porque lo que es interesante e importante para un científico no suele serlo para un periodista y viceversa. No vamos a poder cambiar este hecho, pero sí que podemos hacer un esfuerzo por trabajar juntos, por entendernos y amoldarnos unos a otros.

¿Y todo esto para qué? Muy sencillo, para asegurarnos de que los científicos y los periodistas hablemos el mismo idioma: el idioma que lleve la ciencia al público general. Y estoy convencida de que al final, tanto los científicos como los periodistas que quieren de verdad que la ciencia llegue a todo el mundo encuentran la forma de hacerlo. Y una forma estupenda. La que engancha al público con las maravillas de la ciencia.

Viñeta modificada de How science reporting works por Saturday Morning Breakfast Cereal

¿Te apetece leer más artículos de Marisa? Visita su blog “Caja de Ciencia“.

NOTA: Este artículo es propiedad original del autor citado, aunque ha podido ser publicado anteriormente en otros medios, en cuyo caso aparecen descritos al final del mismo. En caso contrario o en notas de prensa el autor aparecerá como "Noticias de Internet"

6 Comentarios hasta el momento »

  1. Antonio dijo

    24 de Enero del 2012 a las 22:51

    Creo que el problema de la divulgación científica no está en Venus, ni en Marte. El problema está en el rigor. Hay científicos que se expresan sin rigor y periodistas que también lo hacen.
    El problema tampoco es el "idioma científico" (a pesar de las sesudas elucubraciones de algunos filósofos de la ciencia).
    Mujer, es preferible, como comenta María Docavo justo en el artículo anterior, que la gente entienda aquellos engaños de la industria al consumidor, o por qué se debe vacunar a los niños, o que la acupuntura y los masajes se han demostrado terapias válidas, o que sepan de qué va eso de la medicina homeopática.
    Pero si la gente no llega a comprender las soluciones que nos aporta el mundo científico pues peor para ellos: la gente se lo pierde.
    Otra cosa es si pretendemos meter a la ciencia en el ámbito de lo político-económico para que "caiga bien" y así conseguir que la gente respalde: políticas discriminatorias que favorezcan a las mujeres en la ciencia o políticas de financiación científica a través de los SciFunds o de la casilla científica del IRPF.
    En estos casos concretos, yo prefiero no mezclar lo científico, con la política: sí que enviaría a uno a Marte y a la otra a Venus.

  2. Marisa dijo

    24 de Enero del 2012 a las 23:30

    gracias por tu comentario Antonio. Precisamente porque ayer se publico el articulo de Maria, yo queria afrontar el tema desde otra perspectiva, la de la colaboracion entre cientificos y periodistas para llevar la ciencia a todo el mundo. en estos hay problemas en ello, pero tambien hay buenos ejemplo. y te puedo asegurar que los buenos cientificos y los buenos periodistas son rigurosos.
    de hecho he escrito en mi blog sobre lo que comenta Maria ya hace tiempo http://cajadeciencia.blogspot.com/2011/04/cientificos-y-periodistas-juntos.html
    en cuanto a lo que comentas sobre lo de meter la ciencia en el ambito politico-economico, sinceramente no se que es lo que quieres decir. en mi opinion hoy en dia es necesaria conocer lo que nos aporta la ciencia (sobre todo en algunos temas) a la hora de tomar decisiones politicas y economicas (como en las cuestiones del cambio climatico, o la vacunacion "obligatoria" de los niños)

  3. ramossonia dijo

    25 de Enero del 2012 a las 10:28

    Me ha gustado el post, describe la situación real y cotidiana en la difusión de los trabajos científicos; los malentendidos provienen siempre a raíz de ambas partes, a lo que se suma un "teléfono roto" a través de unalarga cadena de investigador - responsable de comunicación - periodista - y una lista de medios que difunden esa noticia. Todos dan su "toque personal" y lo que llega al público es una versión muchas veces difusa (un gran trabajo se queda sin repercusión mediática) o impactante (un avance queda en la "salvación de la humanidad").

    Quiero remarcar tus palabras " [...] Masters y Cursos de postgrado sobre periodismo científico o divulgación científica, pero esto no es suficiente. Sin embargo, existen algunas iniciativas aisladas que cubrirían esta necesidad de formar a los científicos en cuestiones de periodismo científico [...]", lo hago porque creo que un mundo cada vez más especializado este tipo de formación es necesaria. Todos entendemos que los científicos no son "multiciencia" como lo fueron Aritóteles y otros grandes, pero también el periodismo se especializa, por tanto creo que cada vez es más necesaria esa formación que permita el entendimiento.

    Última puntualización; si esta comunicación llegara a buen puerto, por ambas partes, quizás se nutrieran mutuamente. La ciencia llegaría al público gracias al periodismo, y quizás se crearía un feedback interesante en el que la ciencia empezara a ocupar más del 1% del tiempo que actualmente ocupa en los medios españoles.

    Gracias Marisa por exponer este punto de vista "colaborativo"

  4. Marisa dijo

    25 de Enero del 2012 a las 11:47

    gracias por tu comentario Sonia

  5. Manuel dijo

    26 de Enero del 2012 a las 14:17

    Felicitaciones Marisa por tu artículo, que refleja sin duda un problema complejo, no solo existente entre ciencia y periodismo, sino entre ciencia y sociedad.
    Buena parte de los graves problemas de financiación de la ciencia, se basan en la dificultad de despertar interés en la opinión pública, de hacerla "rentable" a los políticos y de obtener la comprensión que la investigación debe tener, en procesos iniciales de desarrollo, generalmente mal entendidos y poco valorados, con el consabido "¿y eso, para qué?
    Pero cabe destacar, que una parte de la culpa reside en la propia comunidad científica, producto de la alta complejidad y especialidad de sus áreas de conocimiento, no siempre fáciles de traducir a lo que llamaríamos lenguaje común. Si, por ejemplo, preguntamos a cualquier ciudadano en la calle qué utilidad, que aportación y que avance representa el CERN, con el lenguaje corriente en que los medios lo han intentado contextualizar, difícilmente obtendremos una respuesta razonada o correcta y, muy seguramente en la percepción ciudadana seguirá siendo un desperdicio de recursos. Por eso la cultura tiene más apoyo y favorabilidad en la opinión pública. Digamos que hay que hacer ciencia con marketing, algo no siempre presente en la investigación.
    Si se establece esa especie de diccionario contextual, entre lo que desarrolla un investigador científico y lo que la opinión pública, los medios de comunicación, los políticos deben entender, comprender y dimensionar en materia de avance, proyección, I+D+I y, aplicación y uso práctico, mucho logrará la ciencia, los investigadores y, con ellos, toda la sociedad.

  6. Antonio dijo

    26 de Enero del 2012 a las 17:46

    Marisa, no me convence esa frase de tu réplica: "te puedo asegurar que los buenos científicos y los buenos periodistas son rigurosos". Pero aprovecharé esta tautología para que nos hagamos la pregunta que yo considero LA APROPIADA: un "buen científico", o un "buen periodista", ¿cuándo deja de ser "bueno"?, es decir, ¿cuándo deja de ser riguroso?. En mi opinión:
    1.- Cuando le falta tiempo.
    2.- Cuando interpreta los hechos científicos de manera disparatada.
    3.- Cuando no sabe simplificar lo complejo y se pierde en circunloquios.
    4.- Cuando confunde validación (argumentos lógicos), con contrastación (argumentos experimentales: método científico).
    5.- Cuando fundamenta su ciencia en doctrinas. Peor aún, si se empeña en enfrentarlas a las doctrinas religiosas o a las ideologías políticas.
    6.- Cuando sufre una manipulación política (o religiosa), que le lleva a modificar el resultado científico obtenido de forma que sus aseveraciones "expertas" favorezcan una acción política (o religiosa) prefijada.
    7.- Cuando se es víctima del propio éxito: se tiene un público que te pide más y más y más y ....

    Tal vez a lo que se refieren los comentarios de Sonia (con esa "colaborabilidad"), de Manuel (con ese marketing) y los de la propia autora (con esa "comunicabilidad"), se ciñan a los casos 1, 2 y 3. Pero creo que es un error simplificar la problemática de la divulgación científica a estos casos.
    Un ejemplo de falta de rigor en la ciencia, que contiene los casos 4, 5, 6 y 7, es el que has citado del cambio climático: multitud de blogs "científicos" nos alarman sobre el catastrófico cambio climático, pero ninguno de esos bloggeros se paran a pensar en los fundamentos científicos de ese cambio climático. Yo sí lo hice:
    https://docs.google.com/open?id=0B4r_7eooq1u2Y2Q1NGIyY2MtZTQ2NC00NjE5LTkyZTktZWNkYTYyNzE4YTE5

    Este ejemplo deja claro que, aunque periodistas y científicos se unan aquí en la Tierra y juntos empiecen a cantar "When the moon is in the seventh house and Jupiter aligns with Mars, the peace will guide the planets and love will steer the stars. This is the dawning of the age of Aquarius. The age of Aquarius. Aquarius. Aquarius ...": no se solucionará el problema de la divulgación científica. Y es que, insisto, el problema fundamental no es que los periodistas estén en Marte y los científicos en Venus.

    Encantado de haber leído las opiniones de los de este sitio.
    Saludos,
    Antonio.

Comentarios RSS · TrackBack URI

Dejanos tu Comentario

Nombre: (Requerido)

E-Mail: (Requerido)

Sitio WEB:

Comentario: