Toni Hernández

¿Nos hace la tecnología humanos o posthumanos?


bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark

WP_20151012_002Reconozco que cuando empecé el volumen “¿Humanos o posthumanos?” temí que se me cayera de las manos: una obra que parte de dos artículos publicados en La Vanguardia en 2013, de Albert Cortina y de Miquel-Àngel Serra, respectivamente, y que se nutre de las más de doscientas intervenciones que se produjeron en el debate virtual posterior, corre el riesgo de hacerse cansina. Pero no es así. Porque en muchos casos se suele aprovechar el tirón mediático para publicar. Y porque sucede que el soporte libro acoge mal el tuiteo y la réplica en la red. Me topé con una excepción. Quizá por mi interés personal en el asunto, o porque la profundidad de contenidos de “¿Humanos o posthumanos?” te embriaga hasta su final X.0.

Es una cura de humildad escuchar a todos los que no piensan como uno. Me temo que la lectura fragmentada es ya habitual en mí, por culpa de -o gracias a- la red, pero, por suerte para los navegantes, lejos de ser un hándicap es una ventaja en este libro. Son retazos de pensamientos sobre el futuro que nos aguarda ante una tecnología que, se quiera o no, es inherente a nuestra Humanidad desde el primer útil lítico.

Cortina y Serra han logrado que escuchemos muchas voces humanas, dispares y abigarradas. Los sesgos en la selección de registros en la obra son claros pues le faltan, en mi opinión, mujeres y niños; le sobran, no obstante, algunas aportaciones breves y prescindibles (como una recomendación bibliográfica de Teresa Forcades, ya mentada con anterioridad), y se queda uno con ganas de profundizar más en los pensamientos que esboza un acertadísimo M.A. Broggi. Se goza con la fotografía de David Molina, editada con estilo, que cuenta mucho y ejemplifica el viejo dicho de que las imágenes valen más que mil palabras.

El debate del posthumanismo, el transhumanismo o la era cyborg, como prefieran (aunque con matices se acaba en el mismo punto), como el debate medioambiental, no puede ser ajeno a nadie. Ya lo tenemos encima, y sus implicaciones éticas y sociales son suficientes como para exigirnos un posicionamiento inmediato. Tras la lectura de esta obra albergo más dudas que antes de que logremos ponernos de acuerdo en un futuro humanista común, porque descubro que las injerencias religiosas y espirituales van más allá de la razón. Y ante la emoción humana, la confusión generalizada y la creencia arraigada y sin justificación, la razón pierde. Río revuelto.

La tecnología nos hace humanos, desde el primer Homo. No me cansaré de repetirlo. Que, hasta la fecha, la materialización tecnológica predominase allende nuestro cuerpo es solo consecuencia de no haber tenido tecnologías que nos permitieran mejorar nuestro interior. La vida sintética ya existe y la integración tecnológica en nuestra biología también. No hay marcha atrás. Neil Hairbisson sabe a qué me refiero.

Eso no niega que deba debatirse en la sociedad y, lo que cuesta más, actuar e intervenir sobre los límites. Y los limes son muchos. ¿Mejorar el cuerpo no, pero sanarnos de una patología sí? ¿Acceso universal a la tecnología o solo para ricos, a lo Elysium? ¿Por qué cuajan más fácilmente las tecnologías que facilitan el control social? ¿Seguiremos pasivos, adocenados, sin posicionarnos, manipulados, abriendo la brecha tecnológica social y consumiendo lo que nos echen?

Discrepo en algunas de las conclusiones, que de nuevo no les revelo. Spoilers los mínimos. Será que echo de menos a algún posthumano. O mejor dicho a un humano completo, que dirían Carbonell y Sala. Un humano que con la mirada diáfana, mejorada quizá por un sistema visual integrado, corregido en la animalidad primate de la violencia y la guerra, liberado de la cruz de la lotería genética, observase el pasado, nuestro presente, y nos tranquilizase desde el futuro. Lástima que los viajes al pasado sean imposibles.

Por último, es innegable que debemos agradecer a Cortina y Serra este interesante compendio y que hayan encendido ahora el papel (antes las redes), con un debate que no nos abandonará en los próximos siglos. Las divergencias serán muchas y los conflictos ya asoman. Prepárense o sucumban. No les desvelo más, sumérjanse en la polifonía humana, posthumana o transhumana que se avecina, y que se avecinó siempre.

 

 

¿HUMANOS O POSTHUMANOS? Albert Cortina y Miquel-Àngel Serra (coordinadores). Fragmenta Editorial. 526 páginas.

Lectura de índice y fragmento gratis aquí.

NOTA: Este artículo es propiedad original del autor citado, aunque ha podido ser publicado anteriormente en otros medios, en cuyo caso aparecen descritos al final del mismo. En caso contrario o en notas de prensa el autor aparecerá como "Noticias de Internet"

Dejanos tu Comentario

Nombre: (Requerido)

E-Mail: (Requerido)

Sitio WEB:

Comentario: