Toni Hernández

¿Tenemos un cerebro religioso? La espiriteria científica


bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark

Es bien sabido que no existe religión sin espiritualidad, pero sí espiritualidad sin religión.CUBIER~1 Las experiencias místicas aparecen de forma universal en todas las culturas humanas. Sin embargo, ¿es la espiritualidad un rasgo único de nuestra especie? ¿Hay un cerebro espiritual? ¿Qué dice la ciencia sobre el fenómeno religioso? Éstas y muchas otras preguntas se plantean en “El cerebro espiritual”, obra del catedrático de medicina Francisco J. Rubia. Todo un inspirador relato, de polémica avecindada entre líneas.

Adentrarse en el cerebro es abrir la caja de pandora de los multiversos. Y el Dr. Rubia lo sabe bien. Gracias al preciso y bien documentado ensayo de “El cerebro espiritual” (Fragmenta), nuestra consciencia egoica es capaz de intuir el hálito próximo de esas otras realidades alternativas que, como la cotidiana, esa que (mal) llamamos real, genera nuestro cerebro.

Impresiona como ya en el prefacio Rubia zanja de un plumazo el debate sobre el papel de Dios en la espiritualidad humana: queda para la teología. Rubia nos aporta una necesaria y sabia visión, incluso etimológica, cuando define, de forma certísima el término “espiriteria”, como la fusión de materia y espíritu alojada en el cerebro. Su perspectiva es científica, que no de entrada atea, y se pretende centrar en el estudio empírico de pruebas, de evidencias o, como diría Bunge, indicadores.

Rubia va de las afueras a nuestros adentros cuando coquetea con el materialismo y las causas externas (drogas, ante todo) de los estados alterados de conciencia, para argumentar que ahí podrían estar los orígenes de la religión. Se detiene luego en listar las sustancias psicotrópicas utilizadas en ritos chamánicos, explora los fundamentos neurobiológicos de la trascendencia, y finaliza su recorrido con una selección de argumentos teóricos causales de la religión: introduce al neófito y compila las tesis de los que defienden orígenes diversos a la religión, siempre más allá de Dios. Un espectacular viaje cognitivo para el lector, sin necesidad de chutes, por cierto.

Porque si alguna deidad emana de su obra es el chisporroteo neuronal del lector, la resonancia de su espiriteria que pide abrirse paso para recordarle que ella es el misterio, la trascendencia, la llave de la realidad y la magia de la existencia, científica.

 

EL CEREBRO ESPIRITUAL de Francisco J. Rubia. Fragmenta Editorial. 222 páginas.

Lectura de índice y fragmento gratis aquí.

Conferencia con Sánchez Dragó, previa a la publicación del libro.

 

*Reseña publicada en AULA DE SECUNDARIA.

NOTA: Este artículo es propiedad original del autor citado, aunque ha podido ser publicado anteriormente en otros medios, en cuyo caso aparecen descritos al final del mismo. En caso contrario o en notas de prensa el autor aparecerá como "Noticias de Internet"

Dejanos tu Comentario

Nombre: (Requerido)

E-Mail: (Requerido)

Sitio WEB:

Comentario: