Pasatiempo veraniego, al límite del conocimiento III: Viajes en el Tiempo


bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark

Time-TravelVoy  a proponer a modo de acertijo (con su solución, por supuesto), resolver donde hierra una supuesta demostración lógica, la cual, afirma que no son posibles los viajes en el tiempo en un universo donde solo existe una línea temporal, una sola historia, es decir, aquel espacio tiempo clásico donde el pasado no puede ser cambiado.

Recordemos primero cual es este supuesto, del que nace la autoconsistencia de Novikov (Novikoz 1977) en comparación con aquel otro donde el pasado puede ser modificado al establecerse realidades paralelas, universos paralelos, defendido principalmente por David Deutsch (Fabric of reallity 1997)

En su momento ya explicamos en profundidad los viajes en el tiempo en universos clásicos  aquí, así que haremos un resumen; si has visto la película “los Cronocrímenes” del 2007, te harás una idea clara. Veamos la paradoja del pan de molde (versión no violenta de la paradoja del abuelo). Estoy en casa, abro la despensa y saco un paquete de pan de molde; extraigo dos rebanadas y me hago un sándwich. Con este tentempié en la mano, me meto en la máquina del tiempo y viajo una hora al pasado. Voy a la despensa, pillo el pan de molde, y tranquilamente mientras me estoy zampando el “entrepan”,  incinero en la chimenea el paquete de pan de molde…lo estoy incinerando antes de haberme hecho el sándwich, por lo tanto… ¿qué ocurre con el sándwich que tengo en la mano?, ¿desaparecerá como desaparecía, en la foto, la familia de McFly en “Regreso al Futuro”?, ¿y qué ocurre con el pan que ya me he comido y ha sido desgranado por mis ácidos gástricos? Obviamente estoy haciendo trampa, hemos dicho que hablábamos de un espacio tiempo con una sola línea temporal, una sola historia, un solo pasado, y aquí estoy contando dos historias, una donde el pan de molde estaba en la despensa cuando me hago el sándwich, y otra donde este paquete ha sido incinerado y no es posible hacerlo…pero si solo tenemos una historia, lo que va a ocurrir, simplemente, es que no voy a incinerar el paquete. Si en el futuro lo voy a encontrar en la despensa para hacerme un sándwich es imposible que en el pasado pueda ser incinerado ¿Y qué es lo que me lo va a impedir? Aquí tenemos que darnos cuenta, que en un universo compacto cuatro dimensional, no tiene cabida el libre albedrío, pues tanto el pasado como el futuro están ya construidos de antemano, así pues, esta sensación que tenemos de estar viviendo un presente sería solo eso, una sensación por el hecho de solo ir recordando el pasado, pero en ningún momento el futuro.  En la solución del acertijo, hablaremos un poco más extendido sobre esto.

Acertijo:

Imagina una mesa de billar americano con sus 6 agujeros. A nosotros solo nos interesan dos de ellos, los dos que tú quieras del tapete; a uno llámalo A, y al otro B. Estos dos agujeros tienen una propiedad muy especial, y es que toda bola de billar que metas por A, saldrá por B dos minutos antes.  Se trata pues de una máquina del tiempo, que lanza bolas al pasado.

Vamos a partir de la base de que solo existe una línea temporal, solo existe una historia, tal como ya hemos explicado; por lo tanto, supongamos que voy a meter una bola por A a las 17:00 H;  la experiencia será como sigue: yo estoy listo con mi bola en la mano, a las  16:58 H aparecerá por B, la misma bola que tengo en la mano; en ese momento habrá dos bolas que son realmente la misma, la que ha viajado al pasado en el tapete, y la que lo va a hacer  (en mi mano); a las 17:00 H en punto introduzco la bola de mi mano por A, el resultado ya lo conocemos, es la bola que ha salido por B anteriormente y descansa en el tapete.  Los más quisquillosos seguramente os preguntaréis si el hecho de que la misma bola esté presente por duplicado durante dos minutos, no estará violando el teorema de no clonación; vamos a dejar de lado este problema lógico de la mecánica cuántica, al que luego entraremos, advirtiendo ahora que no forma parte de la solución del acertijo que planteo.  Una de las cuestiones habituales es la siguiente ¿y qué pasa si después de ver salir la bola por B, decido no meter la bola en A? Tal como hemos comentado antes, estamos frente a un dilema de libre albedrío que en un espacio tiempo clásico consistente no puede ocurrir, es decir, si la bola salió por B, entonces, indefectiblemente, se introducirá en A. Pero para no meter de por medio el libre albedrío, vamos a construir un pequeño robot programable, el cual, pondremos en medio del tapete. Este robot tiene la bola en su interior y puede lanzarla al agujero A, a la hora que le programemos. Supongamos que programamos que lance la bola a las 17:00 H, entonces, tal como hemos visto antes, a las 16:58 H aparecerá la bola por B, y a las 17:00 H el robot lanzará la bola a A. Notad que estamos despreciando el tiempo que tarda la bola en meterse en A y hacer el viaje en el tiempo.

Vamos a ponerle a nuestro robot  un detector de bolas; mediante un laser, que dirigirá a B, nuestro robot detectará si alguna bola sale del agujero B, y por lo tanto podremos programarlo para que actúe en consecuencia. Vamos a preparar una paradoja de la siguiente forma: Colocamos a nuestro robot en medio del tapete con la bola en su interior, preparado para lanzarla al agujero A, y con el detector de bolas vigilante del agujero B; al tiempo está programado así: si nuestro robot detecta que la bola sale por el agujero B, entonces cancelará el lanzamiento de la bola hacia A, por el contrario, si a partir de las 16:58 nuestro robot no detecta la salida de bola alguna, dos minutos después, lanzará la bola hacia A. Esta es una situación paradójica ¿qué ocurrirá? Obviamente carece de sentido, pues si la bola no sale de B, no habrá de meterse por A a los dos minutos, y si la bola sale de B, entonces indefectiblemente, tendría que introducirse por A a los dos minutos. Po lo que una de dos, o no es posible construir y programar un robotillo de estas características, o los viajes en el tiempo de esta índole no son posibles; cómo sí es posible construir robots de esta índole, concluimos que los viajes en el tiempo en un universo clásico no son posibles ¿Cuál es el error o errores garrafales en esta demostración lógica?

Solución:

Existen dos errores relacionados. El primero es haber supuesto de entrada que existe principio de localidad; esto es algo que damos por hecho siempre que pensamos en experimentos clásicos con objetos macroscópicos ¿por qué? Porque en nuestra experiencia cotidiana siempre podemos predecir el futuro de los objetos grandes, atendiendo a los factores locales; lo que va a hacer un balón de fútbol que alguien ha chutado en Málaga, nada tiene que ver con lo que pudiera estar ocurriendo en Albacete, pues hay una separación espacio temporal importante, hay kilómetros de por medio y también milésimas de segundo en los tiempos propios de los sucesos entre Málaga y  Albacete; prácticamente nada de lo que ocurre en Albacete puede afectar el balón Malagueño en circunstancias normales. Pero en los viaje en el tiempo esto no es así. El futuro de la bola de billar está en su pasado, el efecto y causa han cambiado de lugar, lo que ocurra pues en el pasado deja de estar libre de elementos alejados temporalmente en el futuro, todo lo contrario, está amarrado a ellos, además, no existe en la naturaleza ninguna ley de la que se derive el principio de localidad, es un supuesto y por lo tanto, no podemos darlo por hecho así como así donde nos plazca. De hecho, percataros de que siquiera es necesario que el software con el que está programado el robot esté ubicado en el propio robot, incluso éste podría estar particionado en distintos lugares del planeta…Me explico mejor,  si programamos el robot simplemente para que lance la bola a las 17:00 al agujero A, la bola aparecerá, como hemos dicho, dos minutos antes por B, es decir,  basta que exista un software en algún lugar del planeta, al que tenga acceso el robot, con esta instrucciones, para que aparezca la bola… sí, lo reconozco, estoy dando por hecho que el viaje en el tiempo es posible en estas condiciones para defender que no hay localidad, y obviamente se podría invertir el razonamiento…vale, no seguiré por este camino; el mensaje real es que no podemos darlo por hecho así como así para refutar el viaje en el tiempo.

Solo hay algo de lo que realmente, pase lo que pase, podemos estar seguros, y es que en nuestra propia naturaleza no se concibe la observación de paradojas físicas, esto es a lo sumo a lo que podemos agarrarnos.

Es chocante, muy chocante, pues no existe demostración física en los aconteceres clásicos, que continuamente no se esté agarrando al libre albedrío o la localidad, siempre decimos cosas como “suponiendo que se hiciera tal cosa, o suponiendo esta otra posibilidad…”. Permitidme un ejemplo,  una bella demostración lógica de Galileo para refutar la idea Aristotélica de que los objetos caen a diferentes velocidades según su peso; la demostración vendría a ser más o menos así (Paul Davies 1995): supongamos que como dice Aristóteles, los objetos caen a distintas velocidades según su peso; dejemos caer desde lo alto de una torre, una piedra, atada por un hilo a algo liviano como o un novillo de lana. Se supone que si la lana pesa menos que la piedra, y cae más lento, habrá de ralentizar la caía de la piedra, y el conjunto caerá más despacio que la piedra en solitario, pero al mismo tiempo, si pensamos que la piedra, el hilo, y el novillo, pesan más que solo la piedra, el conjunto debería de caer más rápido que solo la piedra; las dos cosas a la vez no tiene objeto, es contradictorio, luego hemos llegado a una paradoja partiendo de la idea de Aristóteles, y por lo tanto, no puede ser verdad que los objetos caen más rápido o más lento en función de su peso. Galileo acababa de refutar a Aristóteles sin necesidad de lanzar nada desde la torre. Pero percatémonos que para que esta paradoja lógica sea una verdadera refutación, ha de ser una paradoja física también, y para ello es imprescindible que uno suponga, primero libre albedrío para llevar a cabo el experimento, y luego principio de localidad para desechar lo que pudiera estar pasando en Marte mientras se realiza el experimento. Galileo no tuvo que explicar estos dos principios, se daban y se dan por hecho, y así, no tuvo que ir expresamente a lanzar nada desde la torre de Pisa. Es importante ser consciente de que las contradicciones lógicas no tienen porqué derivar en contradicciones físicas, es más, la física las acepta de buen grado cuando no derivan en paradojas físicas reales. Por ejemplo,  si dos observadores inerciales llegan a la conclusión de que es el otro el que se está moviendo y no ellos, esto, a pesar de ser una contradicción lógica, como no puede derivar jamás en paradoja física, debemos de admitir que los dos tienen razón, pues no importa lo que pase, aun cuando los dos se juntaran, los dos tendrían los cálculos correctos e iguales al comparar lo que ha ocurrido desde uno y otro punto de vista…no hay paradoja. Otro ejemplo más curioso es el siguiente, supongamos que fuera cierta la teoría AMPS Firewall, por la que  para un observador externo a un agujero negro, existe una especie de barrera de fuego en el horizonte de sucesos, tal que si observara a alguien caer en él, vería como muere incinerado, es más, tendría pruebas de su defunción al poder recolectar sus restos en la radiación de Hawkins (Susskind 2008. Importante recalcar que Susskind ya no apoya la idea de la barrera de fuego), sin embargo, para  la presunta víctima, desde su punto de vista, no existiría tal barrera de fuego, atravesaría el horizonte de sucesos sin observar ninguna radiación térmica, y no moriría hasta llegar a la singularidad…entonces, ¿está muerto o no está muerto al atravesar el horizonte de sucesos? Pues los dos tienen razón, simplemente porque jamás podría darse una paradoja física usando la información que cada uno de ellos tiene; además carece de sentido decir que mientras uno veía la muerte del otro, el otro no moría o similar, pues sus tiempos propios serían tan dispares, que no son comparables en absoluto. Estas ideas que son lógicamente paradójicas, pero no físicamente, se llaman complementarias, por el concepto de complementariedad que Bohr puso de moda con objeto de la naturaleza sorprendente de lo más pequeño, si bien, posiblemente Bohr se refería a todo lo contrario si nos atenemos a la opinión de J.S.Bell (Lo decidible y lo indecidible en mecánica cuántica. 1987)

El otro error en la concepción de esta demostración,  muy habitual en la filosofía de la ciencia, es la omisión de los números, las matemáticas; hemos cogido los hechos lógicos y hemos despreciado cosas tan importantes como los tiempos y finura de la detección de la bola B, los tiempos de lanzamiento de A, y sobre todo las ecuaciones de la mecánica relativista que en su momento, Kip Thorne, introdujo para entender que pasaría en un experimento muy similar a éste (sin robots pero sí en un tapete de billar), con bolas que salían de B para chocar consigo misma en su camino hacia A , y lo que observó Kip fue que no había manera de producir una paradoja; dependiendo de los ángulos de salida de la bola en B, nunca tenía suficiente fuerza para desplazar a A. En nuestro experimento, a la fuerza, no pudiendo negar categóricamente los viajes en el tiempo (por supuesto hay científicos y filósofos que opinan que el mero hecho de eliminar el libre albedrío ya refuta los viajes en el tiempo en este tipo de universos) también observaríamos problemas de detección y lanzamiento, simplemente nuestro robotillo no funcionaría con la precisión que suponemos…es más, hemos dicho que quitábamos del medio el libre albedrío…mentira cochina, la propia elección del experimentador en hacer este experimento involucra ya el libre albedrío. En un espacio tiempo clásico, ya dado de antemano, presente y futuro, no podemos hablar ni de libre albedrío ni (lo que es más doloso)  libre elección, ni por supuesto, no podemos estar tan seguros del principio de localidad; todo está escrito, pasado y futuro, y la razón por la que no recordamos el futuro podría estar relacionado, como piensan algunos físicos como Sean Carroll (Desde la eternidad hasta hoy. 2009) con el aumento de entropía.

Voy a aclarar otro punto que hemos comentado antes, es el teorema de no clonación, este teorema de los 80, nos dice, muy a groso modo, que no podemos clonar una partícula elemental, pues de lo contrario podríamos usar este poder para transgredir el principio de incertidumbre de Heisenberg. Pero hete aquí que mediante viaje en el tiempo podríamos tener una partícula con ella misma compartiendo localidad espacio temporal ante nuestros ojos ¿Invalida esto el viaje en el tiempo, o lo que se invalida en el teorema de no clonación? Hasta la fecha el asunto sigue abierto.

Es asombroso hasta qué punto, los viajes en el tiempo parece meternos en situaciones que  recuerdan la mecánica cuántica, pues de repente nos hace percatarnos que tenemos que hablar de probabilidades, que tenemos que abandonar el determinismo; imaginemos que colocamos nuestro robot en medio del tapete y lo programamos de la siguiente forma: si detecta la bola en B, entonces lanzará la bola a A a los dos minutos. Esto no crea paradoja alguna, el robot está tranquilamente en el tapete, y si sale una bola por B, lanzará consecuentemente la bola hacia A…la pregunta es ¿Ocurrirá eso en algún momento? Si alguien tiene alguna idea de cómo resolver esto, que deje un comentario, porfa.

Vamos a ver otro tipo de problemas, además de la falta de localidad y libre albedrío, que nos plantea la existencia de una sola línea temporal, de una sola historia. Suponte que llaman a la puerta de tu casa,  abres, y eres tú más viejo. Tu alter ego viejuno te regala un bello reloj dorado y  se marcha. Durante años llevas ese reloj, hasta que de viejo, coges la máquina del tiempo, vas a casa de tu alter ego joven, y se lo regalas. Este es un bucle temporal que tiene una paradoja gorda, aunque aparentemente no lo parece; es importante percatarse que el bucle solo se realiza una vez, desde tu punto de vista recibes el reloj, vives tu vida, viajas al pasado, te regalas el reloj, y sigues con tu vida, no es un bucle que se quede pillado….Además el hecho de que el reloj no tenga origen propio tampoco es una paradoja, es extrañísimo, claro, ¿de dónde sale ese reloj? ,  ¿quién lo construyó?,  ¿de dónde salen los materiales con los que está constituido? De ningún lado, el reloj existe en ese bucle como parte del espacio tiempo clásico ya dado de por sí…peeeeeero sí hay una paradoja gorda, y es que cuando yo recibo el reloj y lo llevo durante varios años, a la fuerza, el reloj envejece conmigo, y eso hace que cuando lo regale a mi yo joven, sea más viejo que cuando lo recibí, y eso es paradójico porque historia no hay más que una, solo hay un pasado, y por lo tanto el reloj debería de estar en el mismo estado…aquí sí que tenemos que admitir que en estas circunstancias, no puede haber un objeto material ya constituido en un bucle temporal. Pero, ¿y la información?, la información sí que puede estar en un bucle temporal siempre y cuando el material que lo contenga se renueve…es decir, estás en casa y llaman a la puerta, abres y es tu yo, viejo, que te trae en unos papeles en folios nuevos, son los planos para construir la máquina del tiempo; durante muchos años trabajas en la máquina, una vez construida, pasas los planos a limpio en folios nuevos, viajas al pasado y le regalas los planos a tu alter ego joven; ahora no hay paradojas, solo la muy extraña presencia de una información venida de la nada, a saber, los planos de la máquina del tiempo. Y cuán importante y misterioso darnos cuenta que a la fuerza deberías de pasar los planos a limpio antes de viajar al pasado, para regalarlos, de lo contario la naturaleza se confabulará para que no lo consigas…qué cosas.

Examinemos ahora lo que pasa en lo que parece la panacea de las soluciones en las paradojas del viaje en el tiempo, la creación de líneas temporales distintas en el “continuo espacio temporal” que diría el doctor Emmet Brown “Doc” de “Regreso al futuro”. La idea de que pueden dividirse, en varias historias, los acontecimientos, viene de la tesis doctoral de Hugh Everett,  que propuso como solución a las paradojas filosóficas (que no físicas) de la mecánica cuántica, la creación espontanea de universos paralelos, cada vez que existían diversas alternativas, de forma que todas quedarían contempladas en distintas realidades. Para los viajes en el tiempo viene de maravilla; uno puedo ir al pasado y matar a su abuelo, nuestro robotillo puede recibir la bola de B y no lanzarla a A, podemos incinerar el pan de molde mientras nos comemos un sándwich que se realizó en nuestro futuro pasado con ese mismo pan…etc., lo que sea, pase lo que pase no se forman paradojas, pues  siempre se crean alternativas distintas que soportan la nueva realidad.

Ahora bien, además de esa molesta sensación que tiene preguntarse exactamente cuándo, es decir, en qué división temporal, (¿microsegundos?, ¿nanosegundos?, ¿escala de Planck?) se realiza esta separación de realidades, otra pregunta es ¿y qué pasa en Alfa centauro? Es decir, cuando viajo al pasado, o simplemente estoy ante dos opciones y la realidad se separa en dos universos paralelos ¿qué demonios pasa con los sucesos muy alejados de mí?, ¿cómo se traspasan los sucesos de por ejemplo, Alfa centauro? Si es absurdo completamente preguntarse algo como, ¿qué estará pasando ahora mismo en Plutón?, debido a qué está tan lejos, que mi tiempo propio nada tiene que ver con el de cualquier suceso de allá ¿cómo demonios puede tener sentido que el universo  en su totalidad se separe en dos por una decisión mía?

También es extraño el hecho de que mientras mi presente y el de los demás va dividiendo el universo en distintas realidades, todos compartimos el mismo pasado, es como si a Lope de Vega se le haya quitado el derecho de tomar decisiones e ir separando el universo en varios paralelos…el lector inteligente me dirá, bueno, eso no es así, Lope de Vega toma decisiones y separa el universo como tantos otros, solo que tú y tus allegados localmente, compartís uno de tantos hechos… cierto, y entonces, si antes teníamos un solo espacio tiempo dado, ahora tenemos infinitos o finitos espacio tiempo dados…estamos en las mismas, pasado y futuro está escrito en todas las combinaciones posibles, solo que nosotros no sabemos a dónde iremos a parar…pero para eso, para tenerlo todo escrito, aplico la navaja de Occam y me quedo, de momento, con un solo espacio tiempo clásico ¿no?

 

NOTA: Este artículo es propiedad original del autor citado, aunque ha podido ser publicado anteriormente en otros medios, en cuyo caso aparecen descritos al final del mismo. En caso contrario o en notas de prensa el autor aparecerá como "Noticias de Internet"

9 Comentarios hasta el momento »

  1. Therfer dijo

    7 de Julio del 2015 a las 08:23

    Hola

    No tengo una (o "la") respuesta Pedro, pero creo que la clave está en nuestra incomprensión del tiempo como dimensión asociada a la velocidad de la luz (ct, en un espacio de Minkowsky), es decir, que entendemos que los cuerpos con masa están ligados a su posición espacial, pero no a la temporal de la misma manera. Vamos, que los viajes al pasado como que no son posibles, relatividad mediante, ...pues ya no hay cronocrimen posible, ni sandwich que desaparece.

    un abrazo y gran artículo, muy veraniego, de reflexión playera 🙂

    Toni

  2. Pedro Mascarós Gil dijo

    7 de Julio del 2015 a las 10:27

    Gracias Toni.

    Efectivamente es muy probable que no sea posible; es muy interesante la discusión aun abierta respecto a si el tiempo imaginario Minkowskiano tiene cabida en nuestro espacio tiempo actual, o solo en los primeros micromomentos del big bang...con la introducción de la mecánica cuántica todo se complica bastante...

  3. tu anciana abuela dijo

    14 de Julio del 2015 a las 18:53

    ("¿Ocurrirá eso en algún momento")

    No. El pobre robot pasará la vida esperando que salga la bola que él mismo nunca envió.

    En cuanto a lo de los viajes en el tiempo, en general, creo que es un problema tonto que los científicos nos ponen a los aficionados para tenernos entretenidos.

    Decir que el tiempo va para atrás me parece tan ingenuo como decir que el sol se levanta sobre el horizonte: aunque todos lo veamos, hace tiempo que alguien se dio cuenta que es el sol el que vigila nuestras continuas vueltas a su derredor, y no lo contrario.

    El tiempo siempre va hacia adelante, pues no es una entidad física como las fuerzas fundamentales. Es un simple testigo del quehacer de estas fuerzas.

    No hay partícula fundamental de interacción temporal -como los bosones lo son de la energía débil-, ni tiene un campo de actuación como el campo magnético o gravitatorio.

    En cuanto al libre albedrío/libertad, debo reconocer que es algo que, para mi desgracia, de lo que hace mucho tiempo dejé de creer. Lo vuelvo a comparar con los que esperan que mañana vuelva a salir el sol, y no piensan en que lo seguro es que la Tierra seguirá dando vueltas.

    Bueno. A los del Norte, Feliz Verano, y cuidado con el sol, que ya sabréis que en verano calienta mucho mas que en invierno¡¡

    🙂

  4. Pedro Mascarós Gil dijo

    19 de Julio del 2015 a las 21:15

    "tu anciana abuela", estás tratando el tiempo como un fluir del que somos testigos y afectados, este punto de vista no tiene nada de malo, pero cuando se habla de viajar a través de él, se piensa en el tiempo simplemente como una dimensión más, dimensión por la que nos movemos ya de forma indefectible (hacia lo que llamamos futuro). Esta dimensión, no es perpendicular a las espaciales en el sentido euclideo, si no ortogonal en el sentido pseudoriemanniano (con curvatura dada por la densidad de energía-impulso). La visión más ilustrativa del viaje en el tiempo, por ejemplo, hacia el pasado, es ver los objetos materiales como gusanos cuya longitud se extiende a través del tiempo, tal que girándose hacia sí mismos, su cono de sucesos se moviera con ellos (se inclinara igualmente) en cada punto.

  5. Ramon dijo

    21 de Julio del 2015 a las 09:04

    Las paradojas espacio temporales y todas esas cosas son un juguete superdivertido para cualquier mente, como un ovillo para un gatito, es por esto que siempre nos entretiene, pero no deja de ser eso, un pasatiempo.

    me parece muy interesante el punto de vista de "tu anciana abuela dijo", El tiempo es solo un efecto provocado por causas desconocidas (al menos por mi), sea la masa, la aceleración o cualquier fuerza que desconozco. Asi que este efecto solo se puede variar ligeramente pero nunca alterar en lo fundamental.

    Por ejemplo si encendemos una bombilla, esta producirá luz y calor como un resultado de las fuerzas que se producen, podremos: filtrar la luz, reflejarla, refractarla; pero siempre se producirá en la misma dirección.

    Atención pregunta: ¿Podriamos parar el tiempo? . Pues según lo dicho anteriormente; si atacamos las causas que lo producen, creo que si sería posible.

  6. Pedro Mascarós Gil dijo

    22 de Julio del 2015 a las 12:56

    Ramón, desde la perspectiva de un espacio tiempo clásico (Relatividad general) , el tiempo no es producido por nada, si no simplemente es una dimensión más. El hecho de que veamos las cosas discurrir en una dirección podría tratarse de un mero problema de probabilidades, es decir, lo que comunmente llamamos aumento de la entropía.
    La idea del tiempo como un proceso que fluye y puede pararse tiene un problema de base ¿a qué velocidad fluye? Si la velocidad se mide como un desplazamiento respecto al tiempo ¿respecto a qué se mide la velocidad de movimiento del tiempo?

  7. norkas dijo

    20 de Agosto del 2015 a las 09:23

    Quizá la física es distinta en esa dimensión donde las mesas de billar americano tienen 4 agujeros en lugar de 6.

  8. Nieves dijo

    5 de Marzo del 2016 a las 10:28

    Qué artículo más bueno! Mis dieses.

  9. Pedro Mascarós Gil dijo

    5 de Marzo del 2016 a las 21:17

    Gracias, Nieves.

Comentarios RSS · TrackBack URI

Dejanos tu Comentario

Nombre: (Requerido)

E-Mail: (Requerido)

Sitio WEB:

Comentario: