Dejen paso al huevo


bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark

El huevo todavía tiene que sacudirse una buena capa de mala fama adquirida en las últimas décadas. Se decía de este alimento que subía irremediablemente el colesterol y que, por tanto, no era adecuado consumirlo con frecuencia. O mejor, que cuanto menos huevo comiéramos, nuestra salud se vería sin duda beneficiada. Nuevos estudios y una revisión de la bibliografía acumulada resucitaron al huevo de sus cenizas para gritar a los cuatro vientos que es un alimento saludable con propiedades beneficiosas.

El huevo posee una de las mejores proteínas que puede consumir el ser humano. La calidad de esta proteína tiene la capacidad de ser absorbida con mucha eficiencia por nuestro organismo, con la consecuente ventaja para la regeneración de nuestros tejidos. Recordemos que la función constructora es la cualidad principal de las proteínas, aunque no la única.

Mucho se ha hablado de la yema de huevo y su grasa. Es una práctica habitual quitar a las tortillas alguna yema y demás maniobras, sobre todo en dietas de adelgazamiento y de fuerza muscular. Si bien es cierto que esta sabrosa parte aglutina casi toda la grasa del huevo, también se ha demostrado que es un complejo lipídico en el que las grasas saludables ganan el pulso a las más perjudiciales. El resultado es que la yema de huevo no es tan mala como parecía y se puede consumir con tranquilidad en el contexto de una dieta saludable para individuos sanos.

A veces se corre el riesgo de perder o arrancar la cultura alimentaria de una región según avanzan los estudios científicos en torno a la alimentación. En el caso del huevo, las primeras conclusiones alarmistas le convirtieron en el malo de la película. De pronto, toda una tradición de platos y postres se tambaleaba ante la amenaza de un alimento que había que consumir cuanto menos, mejor. Nos equivocamos aquella vez, como también nos equivocamos en las pasadas décadas cuando señalamos a las grasas como responsables de la pérdida de salud, pasando por alto los elevados niveles de azúcares que las habían sustituido en muchos alimentos procesados.

Pese al conocimiento científico, para disfrutar de una buena alimentación saludable hay que usar el sentido común. Esto quiere decir que, aunque las grasas del huevo sean eminentemente saludables, son grasas. Aunque las grasas saludables ayuden a tener una buena salud, es también cierto que son el nutriente que más valor energético tiene por gramo. Exactamente, nueve kilocalorías por gramo de grasa.

Por tanto, el huevo es saludable y se pueda consumir con tranquilidad en personas sanas, pero también hay que saber que no es el más ligero de los alimentos. Esto no quiere decir que un huevo sea menos saludable que una barrita energética con altas cantidades de azúcar, nutriente que tiene menor valor energético que la grasa, sino que hay que considerar el alimento en su conjunto y elegirlo cuando se necesite. En caso de dudas sobre una dieta personalizada, lo mejor es acudir a un profesional de la nutrición.

Un aspecto muy positivo del huevo es su precio relativamente bajo en relación a otros alimentos ricos en proteínas. Por ejemplo, la docena de huevos suele oscilar entre uno y dos euros, mientras que el kilo de carne no suele venderse por menos de ocho euros. El pollo, alimento a priori más barato, también es más caro que los huevos, superando los tres euros por kilo, con una gran variabilidad según la pieza de que se trate, algo que sucede también con la ternera.

En este sentido, es más que recomendable informar a los consumidores de cuáles son los mejores huevos para consumir según haya sido la crianza de las gallinas. Si cogemos cualquier huevo de la nevera y nos fijamos en el código que tienen impreso, nos daremos cuenta de que comienza por un número que puede variar entre uno y tres las letras, seguido de las letras “ES”, que significa que las gallinas han sido criadas en España. Este dígito es el que nos da el chivatazo sobre la vida que han llevado las gallinas, siendo preferible comprar huevos que comiencen por cero o por uno.

El cero significa que es una producción ecológica, mientras que el uno quiere decir que las gallinas han sido criadas en libertad. Cifras superiores de uno ponen en cuestión el bienestar animal, que va a repercutir sobre las cualidades del alimento que ingerimos. No se puede dejar de mencionar la importancia que tiene el huevo en las dietas ovo-lacto-vegetarianas u ovo-vegetarianas. En este último caso, el huevo se convierte, junto con las legumbres, en la principal fuente de proteínas y la única fuente animal de las mismas.

En la cultura alimentaria española el huevo es un ingrediente fundamental que brilla por sí mismo o en combinación con otros alimentos. La tortilla de patatas, el pisto manchego con huevos fritos o los huevos rellenos son platos populares y económicos que se han transmitido de generación en generación. Por ello, es necesario estudiar la validez y el impacto de los estudios científicos para dotar a los consumidores de la mejor información para que puedan tomar las mejores decisiones.

Artículo publicado para el Máster de Periodismo y Comunicación Científica (UNED).

NOTA: Este artículo es propiedad original del autor citado, aunque ha podido ser publicado anteriormente en otros medios, en cuyo caso aparecen descritos al final del mismo. En caso contrario o en notas de prensa el autor aparecerá como "Noticias de Internet"

2 Comentarios hasta el momento »

  1. Tu anciana abuela dijo

    19 de Julio del 2017 a las 17:35

    Cuando era pequeña, se restringía el huevo porque era malo para el hígado.
    Luego, que no. Que eso es una tontería.
    Más tarde, que malo para el colesterol...
    Ahora que ni caso..
    Casi lo mejor es que cada uno haga lo que le de la gana, que a la corta o a la larga, seguro que acierta.

  2. Mac Woman dijo

    26 de Julio del 2017 a las 03:10

    Concuerdo como dice el primer comentario. Desde pequeña se me ha tratado de convencer que el consumir mucho huevo a la semana es malo por aumentos en los niveles de colesterol, lo cual una vez comienzas a estudiar las proteinas de dicho alimento, llegas a la conclusion de que era una idea totalmente erronea de nuestros padres y abuelos. Saludos.

Comentarios RSS · TrackBack URI

Dejanos tu Comentario

Nombre: (Requerido)

E-Mail: (Requerido)

Sitio WEB:

Comentario: