Alex Fernández Muerza

Cómo usar la tecnología de forma ecológica


bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark

old school

La sostenibilidad también se consigue con un uso racional y ecológico de ordenadores, teléfonos móviles y otros aparatos electrónicos

En una década hemos pasado de hablar a chatear, de pensar a procesar, de borrar a resetear, de enlazar a linkar y de pulsar a clickear. El número de grandes y pequeños aparatos electrónicos se ha triplicado en los hogares en las últimas tres décadas. Utilizarlos de forma ecológica no sólo contribuirá a alargar su vida útil sino a reducir la factura de la electricidad. Por no hablar del medio ambiente, que agradecerá la reducción de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) causantes del cambio climático y el control de componentes tóxicos que contaminen la naturaleza.

Consejos para un uso más ecológico de la tecnología

La primera regla para utilizar la tecnología de forma ecológica es controlar el consumo y mantener encendidos los aparatos eléctricos sólo cuando se utilizan. Parece una obviedad, pero no lo es: los principales ‘vampiros’ eléctricos, los dispositivos stand by, consumen energía las 24 horas del día, aunque el aparato en cuestión se mantenga apagado. Un informe del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley de Estados Unidos indica que acaparan el 10% del gasto eléctrico en los hogares estadounidenses. Otros estudios estiman que, según el número de dispositivos conectados, la factura doméstica puede aumentar entre un 5% y un 20%.

Los expertos en medio ambiente y nuevas tecnologías de CONSUMER EROSKI recomiendan desenchufar el cargador en cuanto el móvil se haya cargado, revisar que ningún aparato se quede en standby (consumo en espera) antes de ir a la cama y seleccionar los modelos más respetuosos con el medio ambiente, es decir, aquellos que cuentan con sistemas de bajo consumo, los fabricados con materiales reciclados y reciclables, los que reducen el embalaje o los que informan y promueven el reciclaje correcto de sus futuros residuos.

Gastos ínfimos sólo en apariencia

Los aparatos recargables consumen buena parte de la energía que, en muchos casos, no se necesita. Una vez completada su carga, hay que retirar no sólo el aparato, sino también el cargador, ya que éste tiene un gasto residual. Según Nokia, si los 1.000 millones de usuarios que compran un móvil cada año desenchufasen sus cargadores de forma correcta, se podría ahorrar la electricidad que consumen 100.000 personas.

Las televisiones, cada vez más grandes, se hallan entre los aparatos que mayor consumo generan en el hogar. Los televisores de plasma requieren cuatro veces más electricidad que los convencionales de tubo catódico, y entre un 50% y un 70% más que los LCD. Por ello, la Unión Europea obligará a los fabricantes a limitar este alto consumo energético. De momento, los ciudadanos pueden contribuir a reducir el gasto con el encendido de la televisión sólo cuando se utilice y vigilando que no se quede el dispositivo en standby.

En el momento de elegir un ordenador, conviene tener en cuenta que los de escritorio consumen más que los portátiles. La pantalla es uno de los elementos que más energía gasta: elegir un tamaño adecuado o seleccionar su brillo disminuirá el gasto eléctrico. Si no se va a utilizar el ordenador durante varias horas, conviene activar el modo de hibernación, que consume menos, o apagar el monitor, ya que los salvapantallas contribuyen a que el consumo de energía sea mayor.

Tampoco hay que olvidarse de los periféricos (impresoras, escáneres, etc.) que se deben mantener apagados salvo cuando se necesiten. La eficiencia con que consumen la energía es otro elemento que se debe valorar. El sello “Energy Star” certifica que el PC consume menos que otro de las mismas características sin dicha etiqueta. La web Sust-it actualiza un listado de modelos con un menor consumo de energía y una menor producción de CO2.

La batería de los portátiles, y en general, los ordenadores, consumirán menos si se siguen ciertos hábitos, como reducir el brillo del monitor, desconectar los dispositivos inalámbricos (Wi-Fi, bluetooth) si no se utilizan, desfragmentar el disco duro para que funcione mejor, utilizar programas sencillos, mantener el sistema limpio de programas espía, cuidar bien la batería, recurrir a un equipo multifunción que aúne impresora, fotocopiadora y escáner para reducir equipamientos y gasto en papel, etc.

Las tres erres, también con la tecnología

Como usuarios cotidianos de la tecnología, deberíamos asumir la regla de las tres erres: reducir, reutilizar y reciclar. Para empezar, antes de comprar un nuevo modelo, conviene preguntarse si el cambio es necesario. La vida media de los aparatos electrónicos es más bien baja (la de los ordenadores no suele superar los cinco años y la de los móviles ronda los 18 meses). Su sustitución no viene motivada por una rotura sin remedio, sino porque ya no está preparado para integrar las últimas aplicaciones de un mercado vertiginoso o, simplemente, por un capricho.

La vigencia de los ordenadores se puede prolongar si se actualizan algunos de sus componentes, como la memoria RAM o el disco duro. Si un equipo se logra mantener un promedio de seis años en lugar de tres, durante un período de 25 años su usuario se ahorrará cuatro equipos. Y el medio ambiente también lo agradecerá. Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) se consideran peligrosos por contener sustancias como plásticos, que necesitan miles de años para su degradación, o metales tóxicos como el arsénico, antimonio, berilio, cadmio, cobre, plomo, níquel y zinc, que se acumulan en los seres vivos y pueden causar cáncer y enfermedades neurológicas.

Estos residuos no siempre se tratan de la forma adecuada, según denuncian instituciones como la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA), dependiente de la Unión Europea (UE), y ONG como Greenpeace. Sus responsables revelan el aumento en los últimos años del traslado ilegal de estos residuos a países en desarrollo con escasas o nulas medidas sanitarias o de control de la contaminación. Este fraude afecta a la salud y al medio ambiente de millones de personas en todo el mundo.

Además de racionalizar su uso, estos aparatos también se pueden reutilizar y reciclar. Cualquiera puede entregar sus aparatos usados, pero en buen estado, a ONG como Ingenieros Sin Fronteras o Telecomunicaciones Solidarias en el caso de los ordenadores, o bien a Cruz Roja o a la Fundación Entreculturas si lo que se desea es desprenderse de un teléfono móvil. Estas organizaciones han puesto en marcha iniciativas para ofrecer aparatos usados a personas que puedan necesitarlos, una forma solidaria de cuidar el medio ambiente.

La legislación europea obliga a los fabricantes de aparatos eléctricos y electrónicos a disponer de sistemas de recogida y reciclado de sus productos. La Unión Europea subvenciona el proyecto Tragamóvil, al que se han sumado otros dos, Ecopilas y Ecofimática, para el reciclaje de pilas y diversos aparatos electrónicos. Los consumidores también pueden depositar sus aparatos eléctricos para su correcto reciclaje en los "puntos limpios" ( en Valencia llamados "Ecoparques" o "Areas de aportación"; en el País Vasco "Garbigunes"; y en Cataluña "Deixalleries").

Aparatos "ecológicos"

Pese a que aún queda mucho camino por recorrer para hacer un uso ecológico de la tecnología utilizada, el esfuerzo de los fabricantes por ser más ecológicos ha aumentado en los últimos años, hasta el punto de que algunos modelos se venden con el calificativo "verde". Cada vez es más común que se comercialicen pantallas planas que gastan menos electricidad que otros modelos similares, móviles con cero emisiones de CO2 en su fabricación y uso, radios y ordenadores fabricados con madera sostenible, pilas menos contaminantes, cargadores solares, eólicos o con manivela, componentes con materiales reciclables, relojes que funcionan con agua, etc. Todo un escaparate a disposición del consumidor.

No obstante, para que estos productos tecnológicos sean ecológicos de verdad, la industria debe incrementar el esfuerzo. Así lo asegura Greenpeace, que elabora una clasificación de empresas desde hace varios años para que mejoren sus productos y para que los consumidores lo tengan en cuenta en sus decisiones de compra. Los responsables de esta ONG reclaman productos sin sustancias químicas peligrosas y eficientes en su consumo energético, y que sean duraderos, reciclables y responsables, incluso cuando llegan al final de su vida útil y se transforman en residuos.

La encuesta elaborada por la Consumer Electronics Association, la organización responsable de la mayor feria tecnológica del mundo, adelanta que la ecología será determinante en un futuro cercano en la decisión de compra de los consumidores. Ahora bien, la encuesta también recoge que el 65% de los consumidores cree que las empresas exageran sus afirmaciones "verdes". Por ello, los responsables del informe subrayan que el falso "marketing ecológico" será contraproducente para quienes los practiquen y que los consumidores serán muy críticos con las características de los dispositivos.

Cuánto “chupan” los “vampiros eléctricos”

El Departamento de Energía de Estados Unidos ha analizado en un informe los principales vampiros eléctricos de los hogares por su consumo anual en kw/h y el gasto ocasionado a los consumidores (a partir de una tarifa media de 8,48 céntimos de euro por kw/h). El estudio diferencia entre dos modos de standby. En el activo, el aparato realiza alguna tarea, como por ejemplo un vídeo programado para grabar a una hora concreta. En el pasivo, el aparato está desconectado pero con algún componente en funcionamiento, como por ejemplo un reloj.

Modo "stand by" activo Consumo eléctrico anual en kw/h Gasto en euros
Televisión de plasma 1.452,4 123,15
Consola de videojuegos 233,9 19,83
Vídeo 92 7,80
Reproductor DVD 78,8 78,8
Modo "stand by" pasivo Consumo eléctrico anual en kw/h Gasto en euros
Ordenador de sobremesa 311 26,39
Ordenador portátil 144,5 12,27
Impresora láser 113 9,59
Microondas 35 2,97
Base de teléfono inalámbrico 28,9 2,45
Monitor LCD 22,8 1,93
Radio 13,1 1,11
Cepillo de dientes recargable 12,1 1,04

Creative Commons License photo credit: bionicteaching

Artículo publicado en Consumer Eroski

NOTA: Este artículo es propiedad original del autor citado, aunque ha podido ser publicado anteriormente en otros medios, en cuyo caso aparecen descritos al final del mismo. En caso contrario o en notas de prensa el autor aparecerá como "Noticias de Internet"

4 Comentarios hasta el momento »

  1. Consejos para usar la tecnología de forma sostenible dijo

    21 de Febrero del 2011 a las 16:13

    [...] Vía | eciencia [...]

  2. Cómo usar la tecnología de forma ecológica dijo

    21 de Febrero del 2011 a las 16:53

    [...] Cómo usar la tecnología de forma ecológica e-ciencia.com/blog/divulgacion/como-usar-la-tecnologia-de...  por Toftin el 14:53 UTC [...]

  3. karina joselin dijo

    1 de Marzo del 2011 a las 06:50

    es interesante por que hay mucha informacion

  4. martita julita dijo

    16 de Septiembre del 2012 a las 23:47

    muchas gracias por el contenido de la información, me ayudó mucho en una tarea sobre la tecnología y además ahora pondré en práctica los consejos que hoy aprendí para seguir contribuyendo con el medio ambiente, saludos.

Comentarios RSS · TrackBack URI

Dejanos tu Comentario

Nombre: (Requerido)

E-Mail: (Requerido)

Sitio WEB:

Comentario: