Archivos de Carlos Prego Meleiro

Leonardo, el intérprete del agua

Supuesto retrato de Leonardo Da Vinci, de la Galleria degli Uffizi.

A medio día de camino del convento de Santa María delle Grazie fluyen las aguas tranquilas y profundas del río Tesino, que nace en San Gotardo y tras serpentear por los valles Bedretto, Leventina y la Riviera a la que presta su nombre desagua en el lago Mayor. Aunque no hay crónicas ni tampoco se conservan testimonios que lo demuestren, es muy probable que en los descansos que se tomaba para escapar del férreo control de los dominicos mientras pintaba su Última cena, Leonardo da Vinci abandonase el convento de Santa María y Milán para relajarse en las plácidas orillas del Tesino. De lo que sí tenemos constancia es de que ensimismado en sus aguas –y en las de otros tantos ríos de su Toscana natal o incluso en Francia– Da Vinci alumbró algunas de las ideas y teorías que lo han convertido en un referente de la ciencia moderna. También en un “pionero”, como apunta Fritjof Capra, de la mecánica de fluidos o el análisis de los vórtices de agua, un ámbito de estudio que no prosperaría hasta tres siglos y medio después, cuando Hermann von Helmholtz volvió a centrarse en él.

Continua leyendo »